Mi experiencia como veterinaria en Australia

Estancia en el departamento de cirugía del SASH

Febrero 07, 2019

B uenas tardes amigos, clientes y compañeros

Como algunos sabéis recientemente me he escapado 3 semanas a Australia para realizar una estancia en cirugía de pequeños animales en uno de los Hospitales más importantes de Oceanía. El Sash (small animal specialist hospital), si ese que sale en el programa de la TV: "veterinario al rescate".

Muchos me habéis preguntado por mi experiencia y quería resumirla aquí. Desde que acabé la carrera he sentido la necesidad y la obligación de continuar con mi formación. En la Universidad en España, bajo mi punto de vista o experiencia personal, profundizamos muy poco en los temas más importantes en la clínica diaria.

En Canarias donde acabé la carrera solamente cursé una asignatura sobre cirugía, compaginando esta con asignaturas relacionadas con peces, mamíferos marinos, alimentación, legislación...

Nuestra profesión abarca desde la inspección de los alimentos (os sorprenderá saber que hasta las máquinas vending las inspecciona un veterinario), temas legales de importación y exportación de alimentos, pieles o cualquier tejido procedente de un animal, ganadería, mejora genética, piscifactorías, deontología, enfermedades infecciosas, animales exóticos, domésticos... por lo que es casi imposible sacar el tiempo que a mi me hubiese gustado para profundizar en un tema tan concreto. De todas formas el formato ha cambiado y ya no es tan general como en mis tiempos (me siento mayor... :).

Al terminar la carrera tras trabajar en una clínica en Barcelona me fui a Glasgow a empezar a formarme en lo que me gustaba. Empecé mi primer master universitario en cirugía (ya van cuatro) y por primera vez me encantó la forma de trabajar de grandes diplomados en cirugía. Tras acabar durante un año mi internado, visité durante unas semanas el Royal Veterinary College de Londres donde una vez más pude aprender nuevas técnicas y dispositivos pioneros que no conocía.

Tras adentrarme en el mundo de la cirugía mínima invasiva pude conocer a un grupo de veterinarios (muy pocos en España a día de hoy) con un nivel quirúrgico tan grande que son los profesores de cirujanos de humana en los simuladores (donde practican sus cirugías antes de realizarlas en pacientes reales). Tras especializarme en Cáceres en uno de los centros más pioneros y tecnológicos del mundo en mínima invasión (siendo la primera mujer veterinaria en la Comunidad Valenciana con esta titulación) se abrió un abanico de tecnología quirúrgica ante mis ojos, que nos permitía mejorar la vida de los animales sin realizar grandes incisiones despertando sin dolor.

Con este ejemplo quiero decir que en España contamos con diplomados y doctores en cirugía de altísimo nivel (en Sídney seguían el trabajo de muchos de ellos) y profesionales abiertos al público (fuera de hospitales de referencia) con maquinaria y conocimientos muy avanzados.

En Sídney me trataron fenomenal y me invitaron a cambiarme en las cirugías con ellos en numerosas ocasiones (cosa que en pocos centros permiten). Desde luego es uno de los hospitales con mayor número de especialistas en el mundo y uno de los pocos centros con radioterapia, un complejo hospitalario (3 edificios) que cuenta con todos los ámbitos que los animales puedan necesitar.

Entre los residentes, diplomados e internos pudimos compartir técnicas quirúrgicas y les interesó especialmente la palatoplastia que realizamos en la Clínica Veterinaria Silla mediante láser de CO2 cosa que ellos realizan de otra manera. Tuve la oportunidad de ver la colocación de un esfínter artificial en una perrita con incontinencia urinaria, resección de grandes tumores con flaps inimaginables, cirugía intervencionista...

Trabajar codo a codo con profesionales tan reconocidos sinceramente me llenó de orgullo al ver que en España no nos diferenciábamos tanto a la hora de realizar la cirugía. El precio sin duda de la misma intervención ahí es unas 3 veces más cara que aquí, también el personal y material empleado es mayor (solo en quirófano había unas 8 enfermeras).

Además de continuar con la formación continua realizando posgrados, masters universitarios es importante realizar este tipo de intensivos en centros de referencia para captar nuevas ideas e implantar (siempre que pensemos que es mejor) nuevos protocolos.

El respeto al animal allí es altísimo, algo que creo que en España vamos un poco por detrás en algunos casos, existiendo tales cifras de abandono. Me hacía gracia al principio como un cirujano mayor, experimentado y serio nos decía: "he hablado con la mamá de Toby, vendrá a por él mañana". Lo de mamá y papá de los animales se repetía hasta que me di cuenta que allí no les llaman propietarios de mascotas ni clientes.... ¡son los padres de sus pacientes! Así es como lo sienten los profesionales y las familias, como perrhijos dispuestos a hacer lo imposible para prolongar su vida de la mejor manera posible.

Resumiendo: esta solo ha sido una experiencia más donde meto en mi mochila unas cuantas técnicas que no había visto en España y unas modificaciones de cirugías que hacemos más frecuentemente. Las estancias (o "externships") son imprescindibles para nuestros veterinarios y auxiliares ya que la anatomía y técnicas están todas escritas en los libros de texto pero a la velocidad que avanza la tecnología y ciencia es importantísimo absorber como una esponja cualquier nuevo conocimiento y viendo trabajar a compañeros es la mejor manera de hacerlo, así como acudiendo a congresos.

Esta experiencia me ha enriquecido tanto personal (cuando trabajas 10horas diarias a veces se pierde un poco la perspectiva y la rutina puede ser enemiga) como profesionalmente y ahora le paso el turno al próximo compañero que quiera adentrarse en el tema que más le apasione... ¡que sin hacer spoiler os diré que está muy relacionado con el mundo felino!

Gracias a todos los que me habéis escrito, preguntado o pensado en mí durante este tiempo. Al final vosotros os convertís en amigos y eso si que nos diferencia por el formato de clínica que tenemos, la confianza y el vínculo afectivo no solo con el animal si no con vosotros humanos a veces es tan intenso que por ello sufrimos la famosa "fatiga por compasión" sintiendo en nuestra piel las circunstancias de cada familia y mascota.

Seguiremos luchando por ser mejores año tras año, ¡y ya van 16 de nuestra clínica!

Un abrazo enorme,

Clara

OTRAS ENTRADAS

anatomia
Julio 14, 2019

Ligamento cruzado anterior: una patología, muchas técnicas posibles.

En nuestra Comunidad siempre hace buen tiempo para ...

golpe de calor
Julio 08, 2019

Golpe de calor.

Durante la última semana hemos sufrido unas altí ...

.
Marzo 31, 2019

¿Qué debe comer mi perro?

Muchos de vosotros nos preguntáis por la alimenta ...

Veterinario Online

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más info